Cartas desde el Cielo

Dios Dijo:

Tómenlo con calma. La resistencia no lo hace. La resistencia es
resistencia. Frecuentemente les da lo contrario de lo que quieren. Si
quieren un sendero suave en la vida, caminen sobre ello. No necesitan
arrastrar sus zapatos a lo largo del camino.

Si hay charcos, suban su falda y pasen por los charcos. O caminen alrededor de ellos.

Cuando piensan que la vida tiene que ser de acuerdo a su plan,
agarran una situación como si fuera un oponente cuando solamente es un
charco. Mientras forcejean, convierten al charco en una montaña,
queridos. Ocúpense en cambio. Háganse amigos de la montaña de su
imaginación que parece estar bloqueando su senda. Hagan que la vida
llegue a ustedes fácil.

Conocen las maneras del mundo, pero eso no quiere decir que siempre
conocen la orquesta-ción de la vida. Su mente conoce solo hasta cierto
punto. Sus ojos ven solo hasta cierto punto. Sigan la vida, y vean
dónde los lleva.

Quieren gratificación instantánea, queridos. En su insistencia,
pierden mucho tiempo, lo mis-mo que están tratando de salvar. Con toda
seguridad perderán energía. No es que tengan que adqui-rir paciencia.
No es cuestión de paciencia ni impaciencia. Es cuestión de que ustedes
permitan que la vida tome su curso. Ustedes se determinan ustedes
mismos. No siempre pueden determinar la vida. Pueden dirigirse ustedes
mismos, pero no siempre pueden dirigir la vida. No tiene que hacer su
pedido.

La vida puede que no siga su horario. Si fuera por ustedes, una
semilla que siembran crecería ante sus mismos ojos mucho como el tallo
de habichuelas de Jack, y les gustaría subirlo inmediata-mente. La vida
puede ir demasiado despacio para ustedes. Tratan de apresurarla, sin
embargo pue-den ser ustedes los que tienen que ir más despacio.

Sus planes son solo sus planes. No son el mapa de la vida. Son su
fantasía, queridos. A ve-ces las fantasías se vuelven realidad justo
como las visualizan. A veces entretejen y enrollan y toman más hilos de
lo que se imaginaban.

Cuando piensan que algo en su vida está tomando mucho tiempo, el
retraso es su fantasía. Pueden hacer todo debajo del sol, y aún así a
veces la vida va a deambular a su propio paso. ¿Quién está fuera de
horario? ¿Ustedes o la vida?

Cuando van a tomar un tren, hay un horario impreso por el que pueden
guiarse. La vida no los provee de un horario impreso de realización de
sus deseos. Pueden escribir uno de los suyos propios, pero están
adivinando. Su calendario no es un contrato que la vida ha firmado con
ustedes.

Es verdad que la vida les sirve a ustedes. Con frecuencia les sirve
como una madre. Les sirve comida que quiere que tengan en lugar de las
galletas Oreos que prefieren. O les da dos galletas, no veinte. O ella
dice, Mañana.

Consideren la vida una reunión a la que asisten. Puede que no siga su agenda.

La forma de tomar la vida por la cola es permitirle que guíe.

Vayan por lo que quieren. Persistan. No renuncien a un noble
objetivo. Y tampoco resistan el juego mientras se despliega. La
resistencia está regalando su poder. ¿Empiezan a ver?

Su elección no es ser displicente o inflexible. No tienen que ser ni uno ni el otro. Simplemente sepan que están aprendiendo.

Cuando hacen surf, van con las olas. Están surfeando la vida, queridos.

Esta entrada fue publicada en REFLEXIONES INDIGO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s